Suma récords Marc Márquez en el Sachsenring

Marc Márquez suma ya cinco victorias en nueve carreras y disfruta de 46 puntos de ventaja en la clasificación de MotoGP, a pesar de la penalización sufrida en Argentina y la caída que tuvo en Italia. Cuando todavía quedan diez carreras por delante, el margen de Márquez al frente de la clasificación refleja claramente su superioridad.

En Sachsenring tuvo que gestionar la carrera de forma diferente a cómo lo hizo hace dos semanas en Assen, en una carrera de locos, marcada por los adelantamientos continuos y las alternativas. En esta ocasión ha sido una carrera con menos opciones: lideró primero Jorge Lorenzo, y después Márquez, sin opción a nadie más. Fue una carera de gestión, de controlar la situación, de saber elegir el momento, y Márquez lo vio claro: se dio un respiro antes del último tercio de carrera y después dio una nueva vuelta de tuerca. “He sabido gestionar los neumáticos. Cuando tenía a Rossi a seis décimas, volví a apretar”, explicó Márquez en meta. Y le salió redondo.

Sachsenring es un circuito peculiar que da pie a resultados imprevisibles, salvo esta tendencia a la victoria de Márquez. Fue sorprendente ver a las dos Yamaha de fábrica en el podio después de unos entrenamientos donde no habían mostrado un ritmo aparentemente bueno. Pero Valentino Rossi, piloto de domingo, volvió a sacar el máximo de su capacidad y logró invertir su situación. Y Maverick Viñales volvió a quedarse sin opciones en las primeras vueltas, cuando llegó a rodar octavo. Si no supera los problemas de los giros iniciales, será difícil que pueda optar a ganar. Y Yamaha sigue con su suma negativa: 19 carreras sin conocer la victoria.

Lo verdaderamente sorprendente es lo de Ducati. Las motos italianas nunca se han manejado con excesiva soltura en Sachsenring –sólo un podio desde 2011–, pero Lorenzo fue capaz de liderar durante 12 vueltas, hasta que se quedó sin agarre detrás. Fue el único que eligió el compuesto blando delante, pero como la Desmosedici no castiga el neumático delantero, Lorenzo se mostró a gusto, hasta que se quedó sin goma atrás.

Lo más llamativo fue ver a dos Ducati satélite por delante de las dos motos de fábrica. Que lo haga Danilo Petrucci, que tiene una Desmosedici GP18 como la de Lorenzo y Dovizioso, vale, pero lo verdaderamente impresionante fue ver a Álvaro Bautista, con una moto inferior, pelear en los aledaños del podio para llevarse una brillante quinta posición. Puede parecer que Bautista espabile ahora que ve las orejas al lobo, cuando su futuro en la categoría está en entredicho, pero nada más lejos de la realidad. Al final, los resultados de Bautista son consecuencia de su pretemporada, marcada por los pocos kilómetros que pudo realizar por diversos problemas mecánicos, y por eso ha tardado más en coger el ritmo al campeonato.

Lo doloroso es que tanto esfuerzo puede que le sirva de poco, porque es muy probable que se quede sin sitio en MotoGP la próxima temporada. El joven Fabio Quartararo, procedente de Moto2, parece que tiene más opciones que él para hacerse con la plaza que Dani Pedrosa no ha querido ocupar en el equipo SIC Yamaha.

Buscando récords

La de este domingo es la novena victoria consecutiva de Marc Márquez en Sachsenring. Márquez escribe su historia a golpe de récord, y ya ha igualado la gesta del mítico Giacomo Agostini, que ganó durante nueve años seguidos (1965-1973) en la pista finlandesa de Imatra en la categoría de 500, además de sumar seis triunfos en 350 más durante ese periodo.

Por estas nueve victorias seguidas, a Márquez empiezan a llamarle el ‘Kaiser de Sachsenring’, pero las cosas como son, no es del todo cierto: Agostini ganó once veces entre 1966 y 1972 en la pista alemana. El mítico Ago, que con sus 15 títulos mundiales y sus 122 victorias sigue siendo el hombre-récord de la historia del Mundial. Igual que se dice que el amo de Assen es Ángel Nieto, por sus 15 triunfos, hemos de ser justos con Agostini en Sachsenring.

Puestos a rizar el rizo, aún hay un piloto con más victorias en Sachsenring que Márquez. En el viejo Sachsenring, cuando el circuito ya estaba fuera del campeonato y el Gran Premio de Alemania Oriental se siguió disputando como una de las principales carreras al otro lado del telón de acero, el húngaro Janos Drapal, otro reconocido mundialista, logró sumar diez victorias en Sachsenring en 125 y 250 de 1975 a 1984. Es un nuevo desafío para Marc.

Dicen que Sachsenring se puede caer del campeonato la próxima temporada, pero esto es como el cuento de Pedro y el lobo. Este rumor se viene repitiendo desde hace unos años y luego no pasa nada. Veremos qué pasa en esta ocasión, pero es evidente que Sachsenring está al límite en cuanto a medidas de seguridad. Este fin de semana se rompieron varios ‘airfences’ (las protecciones hinchables que sitúan por delante de las barreras de neumáticos) por impactos de motos, y también varios pilotos llegaron hasta las protecciones.

El problema del Gran Premio de Alemania es que, a pesar de los numerosos circuitos de alto nivel existentes en el país, no es fácil gestionar la situación porque Sachsenring es una instalación compleja en la que hay que poner de acuerdo a demasiada gente. Alemania tiene estas complicaciones. Basta con ver lo que ha sucedido en el Mundial de SBK, donde la falta de un promotor interesado ha hecho que se pierda la prueba alemana que se disputaba en Lausitzring, aunque MotoGP es algo suficientemente goloso como para poner a todos de acuerdo.

PR FIM MotoGP