Sébastien Ogier consigue su séptimo título de WRC; Hyundai renueva

Sébastien Ogier consigue su séptimo título de WRC; Hyundai renueva

5.3

Parecía simplemente un trámite, algo muy difícil de decir en un Rallye de Monza que ha estado repleto de golpes de teatro desde su inicio, dramatismo, accidentes y condiciones que a muchos les habrá llevado a cambiar la idea de que lo de este fin de semana iba a ser únicamente una Gymkhana. La cita italiana ha sabido cerrar esta temporada marcada por la pandemia, con una meteorología que ha puesto contra las cuerdas a los pilotos y un Sébastien Ogier que precisamente ha sabido brillar en lo que mejor sabe hacer.

Y es que no es casualidad que el francés tenga ya siete títulos mundiales del WRC, tampoco lo es que Ogier se haya convertido tras Sébastien Loeb en todo un especialista del Rallye de Monte-Carlo y que Monza se haya asemejado más a una mezcla entre los Mickey Mouse del antiguo RAC, con las condiciones embarradas de Gales y la nieve y el hielo de la cita monegasca. Él y Julien Ingrassia podrán sumar a sus seis victorias en Monte-Carlo la que seguramente será la única aparición de la cita transalpina en la historia del Mundial de Rallyes.

No le iba a importar a Ogier ceder algunos segundos en el penúltimo tramo de la temporada. Para entonces ya se había encontrado con el trabajo parcialmente hecho ya que a pesar de que había pedido al equipo copiar la misma monta de neumáticos de Dani Sordo, finalmente Seb salía a la primera especial con los Full Wet, mientras que el cántabro se la jugaba por los de nieve que tan buen resultado dieron el viernes. Con la pista menos afectada por la lluvia, obviamente Dani tenía el compuesto incorrecto para dichas condiciones, algo que le haría caer a la tercera posición provisionalmente.

Sordo, que puede estar disputando su última prueba junto a Carlos del Barrio después de que el paraguayo Fau Zaldívar anunciara que competirá con el copiloto español la próxima temporada en WRC3, demostraba que tenía velocidad para haber vuelto a dominar la jornada en el Circuito de Monza, marcando el scratch, recuperando la segunda plaza y endosando 7,4 segundos a un Ogier que ya estaba gestionando el colchón logrado. El francés sabía que consiguiendo su 49ª victoria en el Mundial de Rallyes tenía matemática en el bolsillo el séptimo título de su carrera, por lo que no iba a correr demasiados riesgos contando con más de 20 segundos de renta sobre el primero de los Hyundai.

No le hizo falta, ya que Elfyn Evans, completamente desconectado después de su salida de carretera de ayer, hacía hoy un crono que era inmediatamente superado por Takamoto Katsuta, por lo que al galés ya no le servía ni que Ogier finalizase segundo sin puntos Power Stage ya que en caso de empate sería Sébastien el que se llevaría el título. El japonés, con un feeling especial en los tramos que se han disputado en el circuito, se convertiría en la referencia, mientras que Dani Sordo perdía la segunda posición en favor de Ott Tänak y aseguraban el título de constructores para Hyundai Motorsport por segundo año consecutivo.

No necesitó ganar la Power Stage ni mucho menos, honor que recaía en manos de Katsuta que conseguía en este rally su primer scratch y su primera victoria en el último tramo del rally, pero Sébastien Ogier mostraba una gran sonrisa al cruzar la meta y conseguir su séptimo título con su tercer equipo distinto, hito que sólo había conseguido Juha Kankkunen en sus cuatro campeonatos del Mundo. La temporada se cerraba con las amargas palabras de Esapekka Lappi, cuarto por delante de Kalle Rovanperä, el cual se despedía de todos sus aficionados y confirmaba que actualmente no tiene planes de volver al WRC.

5P3EDFVN[ WRC Media Racing



Share via
Copy link
Powered by Social Snap