Rebellion inicia su despedida del WEC con triunfo en Texas

Iba a ser un fin de semana muy cuesta arriba para Toyota por la Balance of Performance impuesta por FIA y ACO para el inesperado regreso del Mundial de Resistencia al Circuito de las Américas y los pronósticos no hicieron más que cumplirse con la pole position y victoria de Rebellion Racing. El local Gustavo Menezes, Bruno Senna y Norman Nato dieron al equipo suizo su segundo triunfo de la temporada apenas unos días después de conocerse la decisión de Rebellion de abandonar por completo el automovilismo.

Sin Ginetta en parrilla y con Toyota una vez atada en corto reglamentariamente, Rebellion partía como gran favorita y lo refrendó en cada una de las sesiones del fin de semana, llegando el culmen en clasificación: 1,6 y 1,9 segundos de media endosó el prototipo privado a los TS050 de la marca japonesa, absolutamente impotentes. De hecho más cerca de ellos estuvo el mejor de los LMP2, de Cool Racing, a medio segundo del Toyota #8. ¿Dónde estaba la diferencia? Una vez más en la velocidad punta, pues los LMP1 híbridos nipones penaban para superar los 275 km/h…

Con esos mimbres la carrera sólo apuntaba a paseo de Rebellion. Y lo cierto es que, sin llegar a aplastar, Menezes, Nato y Senna dominaron a placer, liderando tan sólo de forma puntual Toyota al aprovechar las paradas en boxes. Desde muy pronto el #8 le dio la vuelta al marcador y superó a su compañero de equipo, logrando un segundo puesto Buemi, Nakajima y Conway que les permite limar diferencias en la clasificación general del WEC: cinco puntos les separan de Conway, Kobayashi y López.

Lógicamente y aunque sólo fuera por número de inscritos e igualdad de las monturas, la categoría LMP2 estuvo mucho más disputada. Cool Racing fue incapaz de mantenerse por delante de los grandes equipos de la categoría, tornándose la carrera en un duelo entre United Autosport y los coches de JOTA Sport, tanto con marca propia como de Jackie Chan DC Racing. Y el gato al agua se lo llevaron los de Zak Brown de la mano de Paul di Resta, Filipe Albuquerque y Philip Hanson.

En GTE-Pro parece complicado que nadie frene a Aston Martin. Después de que Marco Sorensen y Nicki Thiim marcaran la pole, se vieron escoltados en el inicio de la prueba por sus compañeros Lynn y Martin. Y aunque estos no aguantaron el tirón, fue suficiente para que los daneses pusieran tierra de por medio y cimentaran su tercer triunfo en cinco carreras con una vuelta de ventaja sobre el Porsche #92 de Christensen y Estre, una locura cuando hablamos de la categoría más reñida del WEC. Por supuesto, son líderes destacados del Mundial. Miguel Molina y Davide Rigon acabaron quintos, por delante del Corvette ‘wild card’ de Magnussen y Rockenfeller. Las buenas noticias para Aston Martin se completaron con un doblete en GTE-Am, donde TF Sport (Yoluc/Eastwood/Adam) le mojó la oreja al coche oficial.

El Mundial de Resistencia no abandona territorio americano tras esta prueba y se dirige ahora a Sebring, donde repetirá fin de semana compartiendo pista con IMSA.

PR Media Racing