La nueva normativa de la Fórmula 1 podría retrasarse hasta 2022

  • Save

Los equipos de Fórmula 1 están presionando para prorrogar la actual normativa hasta 2021 y aplazar el gran cambio hasta 2022 debido a la crisis del Coronavirus.

En una conferencia telefónica celebrada esta semana, los directores de los equipos discutieron varios escenarios, incluyendo mantener la normativa técnica sin cambios para 2021, así como la congelación de componentes clave como el chasis, la caja de cambios y otras partes mecánicas. Sin embargo, sí se permitiría seguir el desarrollo aerodinámico.

Se entiende que en la llamada nueve equipos estuvieron de acuerdo con la propuesta, mientras que Ferrari pidió más tiempo para estudiarlo.

Este jueves ha sido programada una segunda llamada con los jefes de la F1, Chase Carey y Ross Brawn, así como con el presidente de la FIA, Jean Todt. En última instancia, el órgano rector será quien determine cualquier decisión sobre un cambio en el reglamento técnico previsto.

La agenda incluye otros temas urgentes, como el calendario, y la posibilidad de que algunas carreras del 2020 se celebren en enero, empezando la temporada 2021 un poco después.

Relacionado:

La congelación del reglamento sería una respuesta lógica a la incertidumbre creada por la crisis del coronavirus, sin que nadie pueda predecir cuándo podría comenzar la temporada o cuántas carreras se celebrarán tras la cancelación de Australia y el aplazamiento de Bahrein, Vietnam y China.

La reducción de carreras tiene un impacto directo en los ingresos de los equipos –excepto Mónaco, que no paga cuota por albergar la F1– y el golpe general en la economía mundial también podría afectar a los patrocinadores. Además, si los fabricantes de automóviles se ven afectados, sus equipos de F1 pueden tener dificultades para justificar ante los directivos su presencia en la parrilla.

Como medida preventiva para reducir los gastos y aprovechar mejor los coches, que no van a disputar las 22 carreras planeadas para 2020, los equipos quieren alargar la vida útil de los monoplazas.

El aplazamiento de la normativa también daría a los equipos un respiro en el desarrollo de los coches y se traduciría en que gran parte de ese desarrollo recaería dentro del tope del presupuesto de 2021.

Esto resolvería las preocupaciones de los equipos de mitad de parrilla, que temen que los tres grandes (Mercedes, Ferrari y Red Bull) gasten todo lo que puedan en 2020 –cuando no hay límite– para obtener una ventaja de cara al siguiente año.

Aunque podrán seguir gastando sin restricciones en 2020, no será así en 2021, cuando preparen los nuevos coches para 2022.

También está la cuestión del nuevo Pacto de la Concordia, que los equipos aún tienen que firmar. Retrasar el cambio de regulación podría aliviar la carga financiera de los equipos, que ahora pueden tener dudas acerca de adquirir un compromiso a largo plazo con el campeonato.

El aplazamiento también daría a Pirelli un año más para desarrollar sus neumáticos de 18 pulgadas, aunque su programa de pruebas sigue los plazos.

Si se mantienen las normas técnicas para 2021, algunos de los cambios previstos en la reglamentación –como los fines de semana de carreras condensados– podrían seguir adelante, así como el paquete completo de reglamentos financieros.

PR Media Racing

Share via
Copy link
Powered by Social Snap