Carlos Sainz y Lucas Cruz consiguen su tercer triunfo en el Dakar

Apenas 167 kilómetros por delante y 10 minutos y 17 segundos de margen sobre Nasser Al-Attiyah y Mathieu Baumel o 10:23 con Stéphane Peterhansel y Paulo Fiuza. Carlos Sainz y Lucas Cruz estaban muy cerca de culminar una participación inolvidable en el Dakar 2020, para inscribir en este casos sus nombres como los primeros ganadores de esta nueva etapa del rally-raid organizado por ASO. Por si fuera poco, tanto el qatarí como el francés habían dejado entrever que se centrarían en la lucha por la segunda posición, un intento de “Mind Games” que obviamente no llevó a Sainz a relajarse.

Advertidos de que podría haber zonas de navegación complicadas, Sainz y Cruz mantenían el tipo en el paso por los primeros Waypoints, mientras que Nasser Al-Attiyah se lanzaba en tromba para tratar de conseguir su primera victoria de etapa en la última ocasión disponible y de paso asegurar el segundo puesto a la espera de un posible error del que fuera en dos ocasiones su compañero de equipo tanto con Volkswagen como en el equipo de Qatar Red Bull formado con los buggies de Jefferies.

Los tres minutos y medio sobre Peterhansel y los casi cuatro sobre la pareja española del Bahrain JCW X-Raid Team no llevaría a cambios en la clasificación general, con los ganadores del Dakar en 2010 y 2018, Carlos Sainz y Lucas Cruz, tan solo teniendo que completar el enlace y el Gran Premio de Qiddiya sin problemas ni riesgos para coronare por tercera vez vencedores del rally-raid más famoso del planeta. Con Nasser Al-Attiyah esperando a ver los resultados de los pilotos que salían más atrás, finalmente el qatarí y Mathieu Baumel podían celebrar su primer triunfo parcial después de superar en más de tres minutos los cronos de Orly Terranova, Fernando Alonso, Peterhansel y Sainz. Posteriormente Yasir Bin Saidan se quedaría a minuto y medio del mejor crono.

Carlos Sainz, de leyenda de rallyes a leyenda de raids:

Tres tuaregs con tres coches completamente distintos. Esa ha sido la hazaña lograda por Carlos Sainz y Locas Cruz en esta última década, batiendo a los principales gallos de la especialidad, a un tal Monsieur Dakar que ayer lograba su 80ª victoria de etapa y a un príncipe qatarí que se ha criado entre dunas. Hacer competitivo al MINI JCW Buggy de X-Raid no ha sido una tarea sencilla, ya que, aunque tenía velocidad, al 4×2 de X-Raid le faltaban por pulir muchos detalles cuando lo que antes fue el Dream Team de Peugeot desembarcó en el proyecto.

Se suma de esta forma a Stéphane Peterhansel y Nasser Al-Attiyah en ese grupo exclusivo de pilotos que han logrado ganar con tres marcas distintas, con el francés habiéndolo logrado con Mitsubishi, MINI X-Raid y Peugeot, mientras que Nasser también sumó sus tres triunfos como piloto de Volkswagen, MINI X-Raid y Toyota GAZOO Racing South Africa. La reconversión de Sainz ha sido completa desde que en 2004 decidiera cerrar su carrera deportiva en el Mundial de Rallyes. No sería hasta 2006 que decidiría entrar en el Dakar, en este caso con un proyecto de garantías como era el de Volkswagen Motorsport y con el que inmediatamente comenzó a anotarse triunfos de etapa. Ahora, 14 años más tarde, con tres victorias en el Dakar a sus espaldas, una Copa del Mundo y 36 triunfos de etapa, Carlos Sainz vuelve a demostrar a los 57 años que está hecho de otra pasta.

PR Media Racing