1-2 de Toyota en las 6 Horas de Spa 2018, Fernando Alonso se estrena con triunfo

Final soñado para Toyota en la primera cita del Mundial de Resistencia 2018-2019. La marca japonesa se llevó el doblete en una carrera que dominó de principio a fin y vio además cómo el equipo que subía a lo más alto del podio era el del coche #8, con Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima. La remontada del #7 y un Safety Car en la última hora dio esperanzas al otro coche de la marca japonesa, pero las órdenes de equipo terminaron cayendo a 25 minutos del final para que ambos TS050 HYBRID levantaran el pie y aseguraran el doblete.

El equipo #8 parecía tener la carrera en su mano tras sobreponerse al atribulado inicio de relevo por parte de Kazuki Nakajima, justo cuando se sobrepasaba el ecuador de la prueba. Incluso el japonés logró ampliar su ventaja sobre el otro coche de Toyota de 45 segundos a casi un minuto. Así, Toyota decidió dar el último relevo de carrera a Fernando Alonso con poco más de una hora por delante. Pero todo enloqueció con un Safety Car.

En la lucha por el tercer escalón del podio SMP Racing había accedido a tal puesto gracias a algunos problemas técnicos de los coches de Rebellion, principalmente relacionados con el sistema de telemetría. Pero el joven Matevos Isaakyan se mostró tremendamente inseguro doblando, lo cual primero permitió a Thomas Laurent superarle y luego derivó en un error que acabó con el ruso contra las protecciones en el Raidillon. El Safety Car apretó así la cabeza de carrera.

Con algún doblado entre medias Fernando Alonso logró mantener cierto colchón sobre Mike Conway en la resalida, si bien el británico mostró más ritmo y cuando le dio alcance optó por entrar en boxes cuando vio algo de tráfico por delante de ambos. Sin embargo la parada favoreció al asturiano, obligando al inglés a remar de nuevo. Y cuando por fin teníamos servida la lucha en pista, Toyota prefirió conservar. En honor a la verdad también hay que recordar que el #7 tenía una investigación pendiente después de que Conway superara a un coche bajo Safety Car.

Originalmente el tercer escalón del podio fue para el Rebellion #1, al lograr adelantar André Lotterer a su compañero Laurent, pero fue posteriormente descalificado por un excesivo desgaste del fondo plano. El equipo anglosuizo se impuso por tanto entre los LMP1 privados, con SMP Racing teniendo una carrera aciaga y viendo cómo incluso ByKolles se hacía con el quinto puesto por delante de ellos. Entre los LMP2 hubo poca emoción, con el coche de G-Drive pilotado por Jean-Éric Vergne, Andrea Pizzitola y Roman Rusinov un peldaño por encima del resto.

En GTE-Pro la pérdida de uno de sus coches por accidente no frenó a Ford y un gran último relevo de Olivier Pla permitió que el galo se impusiera junto a Stefan Mücke y Billy Johnson tras un magnífico duelo en Eau Rouge con uno de los Porsche. Además un intenso duelo en las últimas vueltas permitió al Ferrari #71 acceder al último escalón del podio de la categoría. En GTE-Am los Aston Martin se hicieron con el doblete, batiendo el coche oficial de Lamy, Lauda y Dalla Lana a los debutantes en el WEC de TF Sport.

PR Media Racing